Mar

Anuncios
Mar

Dias de paseos por la playa

Me voy unos dias a Salou aprovechando que tengo unos días libres en el trabajo. Hugo tiene un pequeño apartamento allí y nos apetece desconectar un poco, dar paseos largos por la playa y comer al sol en terracitas.

La playa así de desierta y con solete es un auténtico lujazo

Es curioso, algo que me es tan familiar y cotidiano como pasar unos días en la playa, es una verdadera motivación para otra gente y recorren muchos kilómetros para poder hacerlo. Y estoy pensando tanto en madrileños como en alemanes e ingleses. A veces no apreciamos lo que tenemos cerca… como diría mi madre “el santo de cuanto más lejos más milagroso”. De todas formas, yo no puedo llamar viaje a algo tan normal para mi como es la playa, esté aquí en el Meditarráneo o en el Caribe. Tiene que haber algo más…

Así pues he intentado buscar algo interesante que ver cerquita de allí y me he econtrado con el Faro, Casa Bonet y La Torre Vella. Algo haremos… La cámara ya la tengo en la maleta.

Dias de paseos por la playa

La primavera ha venido, nadie sabe cómo ha sido

Me encanta cuando el sol se queda hasta más tarde todos los días y las temperaturas empiezan a subir. Creo que lo llaman primavera. Es ese momento en el que te das cuenta que el invierno ya ha quedado atrás y que ahora te esperan meses de sol, calor y buen tiempo. :)

Llegué a estar tan contenta el otro día que, aún habiendo vuelto rendida de una caminata por la mañana, salí a la calle con mi cámara cuando estaba a punto de ponerse el sol y no se me ocurrió fotografiar más que flores. ¡Yo! ¡¡Flores!! Eso no es nada propio de mi…

Será la primavera, que me trastorna… Y es que además, cuando tienes inquietud por aprender fotografía, no sabes dónde te llevará el camino.

 

 

La primavera ha venido, nadie sabe cómo ha sido

La inteligencia infantil

Cuando era pequeña siempre decía que de mayor quería escribir un libro. No sabía ni sobre qué ni qué tipo de libro. Pero quería tener un libro en mi estantería que llevase mi nombre en la portada. Luego, de mayor, me  olvidé de ese sueño y estudié Ingeniería Informática.

No me arrepiento de haberlo hecho, sobretodo viendo cómo está montado el tenderete del negocio editorial. Cuando de pequeña soñaba escribir obviamente no pensaba en tantos por ciento de beneficios, editores inalcanzables o distribuidores casi feudales. Soñaba con escribir y publicar. ¿No tendría que ser así de fácil?

Bien, pues yo creo que el mundo editorial está empezando a cambiar hacia eso. No de buena voluntad, claro que no, sino forzado por los ebooks y su amigo Internet. Pero lo importante es que lo está haciendo.

Llegará un día que será tan fácil como lo podría soñar una niña.

 

Hoy empiezo una serie de artículos sobre el mundo editorial en la actualidad. Para difundir el mensaje, aportar mi granito de arena e ir hacia una industria mejor.

La inteligencia infantil