Noviembre de microrelatos

Hace poco más de un año escribía aquí mi proyecto personal de los retos mensuales. Por ejemplo en Agosto no comí carne, en Octubre no entré en Facebook, en Noviembre cociné una receta distinta cada día y en Diciembre hice una foto diaria y la publiqué en Instagram.

Son pequeños gestos que no cuestan apenas nada y que sin embargo fomentan tu creatividad y tus hábitos. Por eso he decidido retomarlos. En Octubre volví a hacer dieta de Facebook y este mes he pensado en escribir un microcuento cada día y colgarlo en Twitter. Aquí va el primero:

Tweet microrrelato

A ver si soy capaz…

Anuncios
Noviembre de microrelatos

Top Chef o cómo tener un sueño

No voy a hablar de cocina en esta entrada aunque el título así lo parezca. Quiero contar una anécdota que me ocurrió un día a finales de este verano.

Volvía de Valencia en el tren y a mi lado se sentó un chaval joven de no más de 20 años. Yo siempre he dado por supuesto que todos a esa edad no sabemos lo que queremos y casi nos importa más pasárnoslo bien que saber cuál es nuestro sitio en el mundo (esto lo pensaba por falta de miras, porque admito que yo era un poco así). Pero mi compañero de viaje me quitó la venda de los ojos.

A medio camino se llenó el vagón del tren de un grupo de jóvenes (más aún) que parecía que viniesen de algún campamento. Una de ellos resultó conocer a mi compañero y se sentó enfrente suyo.

Empezaron a charlar, que qué tal la escuela de verano, que si bien pero los niños eran unos demonios, que si menos mal que se acostaban pronto así ellos podían emborracharse, que si que cansada que estaba, etc. Resultó que eran hermanos.

– Bueno, ¿y tú que tal? ¿Cómo te va en ese restaurante donde estás haciendo las prácticas? -se interesó ella al fin.

– Pues de puta madre, estoy aprendiendo un huevo, estoy súper contento.

A esa edad si no dices 2 tacos en cada frase no molas.

– Ah, pues me alegro por tí. ¿Cuando terminas?

– Pues en principio me quedan 3 semanas pero no sé qué hacer porque me han pedido que me quede. Me han metido con los mayores, ¿sabes? Hoy he hecho un tartar de mango y chocolate yo solo. Y me ha salido de puta madre, ¿sabes?

– ¿Pero te pagan?

– No, ni un duro. Y no será porque no le echo horas, que acabamos todos los días más de las 2 de la mañana. Pero es que solo con lo que estoy aprendiendo… me vale la pena. ¿Sabes que el otro día vino Chicote a cenar al restaurante y entró a la cocina a felicitarnos? ¡Allí hay mucho nivel!

Y después de esa anécdota vinieron otras tantas. Rebosaba pasión en cada frase que decía. Su hermana aún resacosa lo miraba y debía de pensar que estaba loco, entre su entusiasmo y que lo estaba haciendo gratis…

– Me han dicho que en la escuela de hostelería no voy a aprender más que allí, que el título no sirve para mucho si no sabes cocinar… Y la verdad es que estoy pensándomelo…

El tren llegó a su destino y ya no pude escuchar más pero no me hacía falta. Aquello era tener las cosas claras y lo demás tonterias. Entre su pasión y su juventud me quedé admirada. ¡Qué suerte tener la certeza de lo que te gusta y poder dedicarte a ello desde tan joven!

Por eso, cuando vi el estreno de Top Chef me acordé de él (que seguro no lo puede ver porque estará cocinando) y le deseo tanto a él como a todos esos jóvenes que luchan por sus sueños con tanta determinación, mucha suerte en la vida.

Sueños prematuros

Top Chef o cómo tener un sueño

Bienvenido Octubre

El verano ya ha pasado y a mi me ha servido para renovar motivaciones y como buen principio de curso planificarme los próximos meses. Creo que es el primer año que (casi) tengo ganas de que empiece la rutina. ¿Estaré enferma? Y creo que es porque estoy trabajando en varios proyectos que me hacen mucha ilusión, uno de los cuales os quiero enseñar pronto.

verano

Ahora de momento lo que toca es sacar la ropa de abrigo y poner buena cara. Otoño, allá vamos.

Bienvenido Octubre

Un paréntesis

Aunque oficialmente acabo de volver de vacaciones es ahora cuando este blog cierra temporalmente hasta septiembre. Quiero desconectar del mundo online de forma personal y dedicarme a sacar adelante varios proyectos que tengo en mente. Por eso no me gustaría perder ni un minuto de mi renovada motivación para ello.

Sin embargo, como sé que cambio de opinión más que Don Draper de secretaria, acabo de retomar la cuenta personal de Twitter para colgar fotos de playas y cervezas siempre que pueda (los que vivimos en la costa todas las tardes de verano pueden ser vacaciones :P).

¡Hasta septiembre!

Un paréntesis

Los huertos salvajes de la permacultura

Hoy he tenido el placer de conocer la permacultura. El movimiento empezó en los años 70 pero yo ni flowers que existía algo parecido. Por lo que he entendido y para resumirlo de forma sencilla la permacultura es la ciencia/movimiento/sistema de vida sostenible que se basa principalmente en la imitación de la naturaleza a la hora de plantar. Esto significa no “poner orden” en el huerto, es decir: no arar la tierra, no plantar sólo un tipo de vegetal, no utilizar pesticidas, no separar los animales de las plantas, recrear humedales, crear montículos para hierbas medicinales, y un largo etcétera. Yo lo llamaría tener un “huerto salvaje”, vaya.

La verdad es que me ha parecido que tiene mucha lógica esta manera de ver la horticultura. Queremos controlarlo todo y en realidad la naturaleza y la tierra se controla sola. De hecho, una de las grandes ventajas de los huertos que se rigen por la permacultura es que, una vez el huerto tiene algunos años, éste se mantiene prácticamente solo porque ha alcanzado un equilibrio natural (hay que seguir regándolo y tal pero vamos, poco más).

Todo esto lo explica muchísimo mejor el mismísimo Bill Mollison (conocido como el padre de la permacultura) en unos documentales de los años 70 que he encontrado en Internet y que me han parecido fascinantes.

  1. El problema
  2. La idea
  3. Ecología del bosque
  4. Diseño permacultural
  5. Las aves de corral
  6. Huerta en casa vs Costos de distribución
  7. Huerta en el balcón
  8. Esfuerzo inútil
  9. Manipulación genética
  10. Proyectos de permacultura
  11. Invertir en permacultivo
  12. ¿Funcionará el permacultivo?

permaculture_darker

Los huertos salvajes de la permacultura

Despertemos

Esta mañana he participado en el proyecto Despierta de Álvaro Sanz. Consistía en madrugar y fotografiar el amanecer en tu entorno. Levantarse rápido y pronto, colgarse los trastos y salir a la calle a dejarse llevar. Algo que llevo planteándome hacer más de un año pero que nunca he encontrado el momento/las ganas de llevar a cabo. Bien, pues esta mañana sí.

Gracias Álvaro.

Frío 0 - Sandra 1 :D

Preparada, lista, ¡ya!

Ese sol es para mi

¡Misión cumplida!

Recuperando la sensibilidad en los dedos mientras me despido...

Desde el coche repasando…

Despertemos

Winter is coming

Noviembre ha pasado volando. Finalmente el frío llegó y con él mis ganas de bikini de nuevo :(. Sé que es un tópico pero hay que ver lo rápido que pasa el tiempo. Se nos escurre entre los dedos mientras trabajamos y esperamos el fin de semana. Y cuando llega pasa de un soplido también. Dichosa rutina que nos engaña mientras nos envejece… Pero en fin ¿para que pensarlo?

Como decía, Noviembre ha pasado y ha dejado a la vuelta de la esquina las Navidades. Despotricar sobre el consumismo, las grandes superficies y los regalos inútiles es lo de siempre. Pero este año he visto una iniciativa que, aunque no es nueva, ahora más que nunca merece toda nuestra atención. La de comprar en pequeños comercios. Evitar sitios como El Corte Inglés, MediaMarkt o Zara y visitar la juguetería de la esquina o la zapatería de tu barrio. Que nuestro dinero vaya a parar a esa gente que ha intentado autoemplearse sin otra opción en muchas ocasiones. Ya se lo pone bastante dificíl el gobierno con sus impuestos y las grandes superficies con sus horarios y facilidades. Sin menospreciar a aquellos trabajadores de los grandes, por supuesto, no queo que la repercusión que pueda tener a efectos prácticos esta “campaña” les afecte a ellos directamente. He visto varios “manifiestos” al respecto que me han encantado:

¡todo son ventajas!

El blog de Kireei lo tiene claro y lo demuestra con este cartel tan personalUnas cuantas buenas razones

La Casita de Wendy lo puede decir más alto pero no más claro

Me parece que no soy una persona muy sociable...

Y para acabar, sigo con mis retos mensuales. Aprobé con nota el ‘Octubre sin Facebook’, ocupé mi tiempo en otras cosas más productivas y cuando llegó Noviembre ni me acordaba de entrar en la página. Realmente fue en ese reto cuando me creí lo de crear hábitos repitiéndolos durante un mes. Además, me parece que no soy una persona muy sociable visto como me encontré mi cuenta el 1 de Noviembre. . La foto de la izquierda lo inmortalizó.

Noviembre fue el mes de la cocina. Dado que estoy tan pez en este arte me plantee hacerlo todos los días. O almenos intentarlo. Incluso hice una selección de recetas que me apetecía probar y las organicé en un calendario. Hay tanta inspiración en Internet en cuanto a comida…

Lo cumplí más o menos., a excepción de la última semana que pillé un virus intestinal que me hizo comer arroz blanco, tortilla y jamón york hasta aburrir. Pero bueno, era fuerza mayor.

Éstas son algunas de las recetas que hice el mes pasado:

 

Membrillo con queso y confitura de mandarina

Sushi! Tarta de chocolate con lacasitos

Y para acabar el año Diciembre lo estoy empleando en hacer y colgar una foto diaria. Uso esa aplicación tan adictiva llamada Instagram porque me es muy cómodo poder hacerlas y editarlas solamente con el móvil. Si alguien me quiere seguir soy @sandraescobadia.

 

Y la vida sigue…

Winter is coming