Escribir

:)

Escribir es autoconocimiento, terapia y adicción.

En ese orden.

La primera libreta que me compré para escribir era una Moleskine roja y la llené ya hace tiempo. Su primer texto data del dia 10 de Abril del 2010. Desde entonces no he dejado de escribir con más o menos frecuencia. Luego me aficioné por la fotografía y me compré otra para seguir mi aprendizaje. Después la sustituta de mi primera libreta fue una más grande (me di cuenta que me faltaba espacio) y con anillas (escribía en cualquier sitio: en la cama, en el tren, en un banco del parque… por lo que necesitaba ante todo que fuese manejable). Recuerdo perfectamente cuando adquirí cada una de ellas, desde mi libreta viajera, que la compré en el Castillo de Cracovia el año pasado durante un viaje en tren por el este de Europa que duró 15 dias, hasta mi última libreta hace solo unas semanas en la estación de Valencia, después de una jornada de trabajo aburrida. Vi su portada y no pude evitar llevármela a casa. mils libretas I Desde hace ya más de 4 años escribo en ellas pensamientos, sueños, hechos que me tocan, decepciones, sentimientos, imaginaciones, deseos, miedos y todo lo que se me pasa por la cabeza. Es un desahogo y a la vez al escribir sin guión y luego al releerte llegas a conocerte mejor. Quizás algo que no le dabas importancia en tus textos aparece de manera regular o al contrario, algo con lo que crees que no puedes vivir luego resulta que apenas aparece. Es curioso lo que aprendes de ti misma… Mis libretas II Sinceramente pienso que todo el mundo debería de escribir asiduamente. Lo considero una terapia muy positiva que no tiene porque servir para arreglar algo roto (que también), sino para mejorar como persona y aprender a ser más feliz en tu vida. Consejo de amiga. Yo, al menos, soy feliz con mis libretas. :)

Escribir

Vacaciones I: Benicássim

Ya estoy de vuelta de Roma, con esa melancolía/emoción/cansancio que te deja un viaje planeado largo tiempo atrás… No quiero ponerme triste de que ya acabó todo, así que como aún tengo la cámara caliente y hoy mismo me da pereza ponerme a clasificar y editar toooooodas las fotos del viaje, lo que voy a hacer es mostrar las fotos que ya tenía medio preparadas de la semana de antes que estuvimos en la playa de Benicássim.

Un viaje puede tomarse de dos maneras: para descansar y desconectar (apartamento en la playa) o para viajar y conocer mundo (hacer turismo). Yo este año he tenido la suerte de hacer un viaje de cada tipo y me siento más o menos satisfecha (mis ganas de viajar son insaciables). Además, ya tenemos en mente un Interrail para el año que viene. ¡Que los viajes no paren!

Una mañana cogí la bici y la cámara y me fuí al Torreón, la parte más mítica de la playa de Benicássim

 

Esa semana de playa fue completa: bici, fotos, picnics, cervecitas, playa, piscina, helados, paella, paseos… y un laaaargo etcétera :)

 

Y hasta aquí mi primera semana de vacaciones. En unos dias más.

Vacaciones I: Benicássim